Se hace camino al andar…

Mis compañeros/as y yo. Nos estamos guardando de la intensa nevada y la posterior lluvia que caia en el exterior, en el albergue de Campiello,Tineo (Camino Primitivo de Santiago)

Me reconozco una enamorada de la naturaleza en todas sus manifestaciones. Los caminos me han enganchado. A veces, duro es el camino, pero….vale la pena! Me gusta caminar y tengo además que dar gracias a Dios por poder hacerlo, por desgracia muchos no tienen esa suerte, bien porque no son aficionados o lo que es peor, por falta de salud. Por todo esto a mis años me siento una privilegiada y más cuando veo tanta gente en sillas de ruedas o situaciones aun peores, por desgracia es así…y pienso ¡Cuanto debo al Señor!!. Siempre en mis salidas saco un poquito de tiempo para dar gracias, bien sea en una Iglesia de paso, en una Capilla o simplemente mientras voy caminando, cualquier lugar y situación me sirve para hacerlo. He descubierto un mundo que me llena porque es realmente grandioso poder contemplar la gran obra de ingeniería y de arte, esto es, el mundo donde Dios nos ha instalado y que ha creado para nuestro disfrute. Todo me recrea, las flores y  la vegetación, los bellísimos paisajes, las fuentes de agua potable y cristalina que encontramos a menudo a nuestro paso, los animales, la gente, el mar con su impresionante fuerza y belleza  y hasta los perros que ladran y nos miran con desconfianza…

Anuncios

_DSC6919

_DSC6919

Imagen

Hola a todos

Solo quiero intentar enviaros desde aquí un saludo a ver si soy capaz, pues en este lugar tan extraño para mi,  no se hacer nada. Como veis estos días ando menos por vuestros espacios,  a veces lo hago pero no dejo comentarios por tener poco tiempo últimamente. Tengo mucha tarea en el trabajo, o sea que cuantos más años cumplo, más tarea ¿Verdad que tendría que ser al revés? es que este zapatero acaba con todos y los que vengan detrás supongo que sean parecidos. También es verdad que estuve cuidando a un moribundo, hoy ha fallecido y os cuento que le estoy muy agradecida por haberme dado la oportunidad de hacer algo útil por los demás, ha sido muy bonito ayudarle, darle ánimos, hablarle de Dios, hablarle con cariño con la seguridad que me escuchaba aunque no podía hablar,  mantenerlo limpio. Le estoy inmensamente agradecida, es muy hermoso poder hacer algo por el prójimo. Un abrazo a todos. Intentaré colgar esto, a ver si sale.

¡Hola mundo!

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!

Trata de YouTube – Vídeo del Parque Histórico del Navia

Anécdotas de un peregrino 2

 
1 Paisaje—2 Albergue de Bahamonde—3 Así de bonitos se presentan muchos tramos, es como entrar en una cueva encantada, verdor y arboleda espectácular….
 
De Bahamonde a Sobrado de los Monxes.- Está considerada como la etapa más dura de las que yo iba a hacer, aproximadamente unos 43 k. y en cuyo trayecto en este caso  existen pocos bares o tiendas de alimentación para comprar lo necesario, si tenemos, un albergue intermedio, en Miraz,  pero servidora quería regresar pronto a casa y por lo tanto ganar terreno… En este caso y como todos los días yo estaba expectante a ver quien salía primero del albergue y echarme al camino para no comenzar sola, en este sentido nunca tuve problemas y es que el camino nos hermana y nos une a todos. En este tiempo a las 6 y media de la mañana es noche total y no es apetecible ni agradable salir en soledad cuando hay que llevar incluso linterna para poder ver las señales del camino,  señales que nos indican que vamos en el sentido correcto.  En plena oscuridad no es agradable cruzar un bosque, las estrellas, si las hay, no dan suficiente luz para recrearse en la comtemplación, se escuchaba el rumor de mucha agua pero no se podía ver, gusta más contemplar el hermoso paisaje a la luz del día. Después de esperar un rato, al fín salen dos chicos andaluces a los que me agrego con su permiso, de lo más simpáticos como buenos andaluces, me he reído con éllos cuanto quise, esa gracia que solo los andaluces poseen y sacan chiste a todo, incluso se ríen de ellos mismos..era de noche y los perros no paraban de ladrar cada vez que nos acercábamos a un pueblín, al clarear el día pude comtemplar la inmensa y exuberante belleza, mucha agua, ( con tanta que había caído..) hermosas fuentes, ríos, cascadas de ensueño, puentes ¡ Que bella eres Galicia! el chico cantaba sevillanas y eso nos alegraba el camino. Para mi sorpresa nos encontramos un hermoso y conservado Pazo gallego¡hermoso! parecía sacado de un cuento y era real!, con almenas y todo, muy grande, estaba habitado y sus dueños se dedicaban a la ganadería, porque se veían muchas vacas y gallinas por el entorno, también había estiércol y forraje para el ganado de cualquier modo, además de los aperos de labranza desperdigados por donde quiera, pero si ese era su modo de vida también es normal, una señora nos miraba desde un ventanal¡ Anda, que no tendrán historia estas piedras, pensaba yo! Fué sin duda un día agotador, segun ibamos avanzando el chico iba bajando de volumen a su cancionero según aumentaba el cansancio, tanto que al final hasta nos preocupó, nos decía que no podía más, la mochila, la espalda, la sed. Para la sed pedimos agua al acercarnos a una vivienda, pero lo que no podíamos evitar era el tema de la espalda, yo estaba igual que el en ese aspecto y la mochila había que llevarla, yo había pensado en comprarme un carrito de la compra para llevarla arrastro pero al final opté por pedir a Dios que me sirviese de penitencia si El lo veía bien y con esa intención seguí con ella en mi dolorida espalda ¿ Cómo hará el caracol para no cansarse?, claro, como solo lleva la casa y nada dentro.. habíamos comenzado a caminar de madrugada y ya pasaba del mediodía, sin descanso, después de pasar por bosques  de ensueño y hermosos parajes, exhaustos de caminar, al fin veo a lo lejos la silueta de las torres del Monasterio, lo anuncio a los compañeros que venían más atrás para darles ánimo ¡Venga, que ya se ven las torres! el caso es que tan pronto las veía como desaparecían de mi vista, claro como estamos en Galicia y aquí todo es posible.. conseguimos llegar a sus puertas después de mucho más de una hora y de dar vueltas y revueltas, como digo tan pronto se veían como se esfumaban, antes de llegar al Monasterio pasamos al lado de un hermoso lago lleno de nenúfares y plantas acuáticas, además de mucha arboleda¡ Qué belleza! Me impresionó el Monasterio y el ambiente, un lugar de ensueño y muy propicio para el encuentro con Dios.
 
Monasterio de Sobrado de los Monxes. lago de Sobrado., se habilitó albergue de peregrinos en las antiguas caballerizas.
 
 Por supuesto que yo llevaba intención de rezar con los Monjes si era posible y lo primero que pedí al Monje encargado del albergue fué permiso para hacerlo. No hubo ningun problema y  a la hora convenida allí estaba yo a pesar de que tenía el cuerpo como si me diesen una gran paliza, incluso uno de los Hermanos me dejó un libro para seguir con ellos el rezo. (Lo que me gustó menos, al igual que me había pasado en el albergue de Mondoñedo fué encontrarme con un mendigo en la cocina y no por el hecho de ser un pobre pues para mi es igual un pobre que un ministro, lo que me molesta es cuando van tan sucios y nadie les obliga a cumplir las mínimas obligaciones de convivencia , creo que el aseo tendría que ser norma de obligado cumplimiento en lugares donde nos juntamos tantos….pobres si, pero limpios, por ellos mismos y por respeto a los demás, así es que el italiano se quejaba de que en un albergue asturiano le habían mordido los chinches y la verdad es que estaba lleno de marcas..).
Agradecí el hecho de haber podido rezar con los Monjes, eran unos 18, uno muy mayor, pero también los había jóvenes, entre ellos algunos con rasgos orientales. La Iglesia del Monasterio impresionante pero estaba vacía en su interior y había goteras, en lo alto de las Cúpulas se veía el color verdoso de la humedad y la verdad es que me dió pena, porque es en si, una verdadera joya, un lugar mágico, según me informan, la Iglesia hace tiempo que no se usa, los Monjes han habilitado en otro lugar del Monasterio, algo más acorde para lo que ellos necesitan para orar, me comentan que en invierno se morían de frío y la verdad es que para calentar aquella Iglesia haría falta muchísimo dinero pues todo es inmenso, así es que acondicionaron una estancia más acogedora y reducida, con una temperatura adecuada. Estar en el Monasterio y compartir la oración con los Monjes para mi ha sido de lo mejor de la Peregrinación, me hizo mucha ilusión y conmigo había muchas más personas, casi todas extranjeras, que también se habían unido a la oración..un poco más tarde en el maravilloso entorno del Monasterio vuelvo a encontrarme con otros conocidos del camino que iban llegando, entre ellos la pareja de malagueños, de nuevo nos saludamos y charlamos un rato…El Monasterio ha sido una de las cosas que más me ha impactado, me gustaría quedarme allí y así se lo dije al Hermano que regentaba el albergue, que me escuchaba no muy convencido..
Sobrado de los Monxes Arzúa.- En Arzúa se unen todos los Caminos de Santiago y se nota pues se ven muchos más peregrinos que antes. En bici, a caballo, a pié, en solitario o en grupos, hay para todos los gustos. Inicio la marcha con un nuevo compañero, los dos andaluces y un grupo de chicas, para ir separándome del grupo segun avanza el día, al final me voy quedando sola a propósito, cada peregrino va absorto en sus pensamientos y a lo suyo, hay mucho camino y en este caso voy más por el pueblo que por el monte. Visita rápida a la Iglesia Románica de Santa María de Sendelle en Boimorto respondiendo a la invitación de unos parroquianos que allí estaban a pesar del inmenso viento para abastecer y ayudar a los peregrinos que pasaban, me llama la atención como alrededor de esta, en el exterior  el suelo está lleno de tumbas con sus lápidas, de modo que no había más remedio que pisarlas al no haber pasillo alguno. El viento sigue soplando con fuerza, cuando reanudo la marcha coincido con una pareja mayor que va de paseo y que se une a mi durante un buen trayecto, muchas preguntas, hablamos del campo, de la vida rural, un poco de todo, buena gente, agradables para el caminante. Entre el grupo que juntos habíamos salido al amanecer, estaba un mocetón de Madrid, muy jóven, venía de Roncesvalles con intención de seguir a Finisterre y lo menciono porque era el mejor caminante, el único que conseguía aparentemente sin esfuerzo adelantar a todo el mundo, incluída yo. Camino mucho segun todos los peregrinos, pero al lado del chico en cuestión, no tenía nada que hacer, yo le llamaba  el"patas largas", hacia el mediodía vamos llegando a Arzúa y nos vamos instalando en el albergue, por cierto muy buen albergue como la mayoría de los que pasé, con muchas comodidades, lavadoras, secadoras..
 
Albergue de Arzúa,  Mojón indicativo del Camino, observar las pidrecillas. Paisaje
 
De Arzúa a Monte del Gozo.- Comienzo este nuevo día con los simpáticos andaluces, el "patas largas" y un grupo más para poco a poco ir por libre. De nuevo camino por hermosos parajes y plueblinos, no he vuelto a ver a Pietro y otros ya conocidos, se habían ido quedando hacia atrás, caminamos varios peregrinos, nos adelantamos unos a otros y nos volvemos a quedar atrás, algunos van escribiendo en la tierra con su bastón, leo: Galicia el mejor camino: la alemana la mejor: nada como Galicia: ánimo que queda poco..otra vez vuelvo a encontrarme con nueces y castañas a la orilla del camino, muchas, y como llevo hambre y en ese momento no tengo demasiada prisa, pues voy sola, me siento al borde del camino, cojo dos piedras y lo siento por las ardillas pero tendrían que compartir su comida conmigo pues en ese momento yo también tenía mucha hambre.., en este caso miro hacia arriba y veo el nogal, no me pasa como con las falsas manzanas..mucho monte de nuevo y vuelvo al piropo aunque nadie me escuche, no me importa hablar sola para decirlo ¡Qué bella eres Galicia!. se lo he dicho muchas veces a través del viento a lo largo del camino..Después de mucho caminar, veo que me pasan aviones por encima de mi cabeza, por lo que deduzco que me acerco al aeropuerto de Lavacolla y siguen pasando un buen rato, los mojones que señalan el camino siguen estando presentes, a veces les ponen piedrecitas arriba, asi que yo también me sumo al juego y pongo la mía, igual que Garbancito, aquel cuento de cuando éramos pequeños..en una casa cerca del borde de la carretera pido agua que amablemente me dan en un botellín que llevo conmigo, Dios los bendiga!..sigue el camino y paso al lado de los estudios de TVG, al poco TVE o sea que estoy llegando a mi próximo y último albergue, el Monte del Gozo, camino y camino, me voy encontrando con más peregrinos que antes no había visto, ahora somos muchos. Y llego al Monte del Gozo, hoy totalmente edificado de pabellones, segun los ecologístas lo han estropeado y ha perdido su encanto, también le llaman Ciudad de Vacaciones, desde allí se ven las torres de la catedral de Santiago. Busco el albergue y me instalo, como de costumbre allí están los Coreanos que me reciben con un fuerte abrazo al tiempo que el señor me dice¡¡Tu tener mucha salud!! le contesto que así es gracias a Dios, se refería sin duda a que siempre llego de los primeros y sin trampa, de hecho la mayoría de los que nos íbamos conociendo se habían ido quedando en albergues anteriores para llevarlo con más calma, sin prisas. Escucho otro saludo: asturiana!..era el "patas largas" de nuevo, durante el camino se va conociendo gente muy agradable, al menos así es en la mayor parte de los casos y es que el camino tiene algo, engancha, une, atrapa y nos hermana en cierta medida…
Podría haber llegado a Santiago, incluso regresar a casa ese mismo día, pues solo falta una hora de camino, pero no, quiero hacerlo con calma, asistir a la Misa del Peregrino a las 12 sin prisas y con la debida atención y recogimiento..
 
 1— Camino de Santiago en Lavacolla—- 2 Las marcas guía pueden estar en cualquier lugar suelo, un árbol, una señal de tráfico, en una pared, donde menos se piensa— 3 Puente.
 
Ya instalada en lo que sería mi último albergue, después de la higiene y curar los pies encamino mis pasos a la Capilla de San Marcos, en dicho Monte del Gozo, dicen que todos los peregrinos lloran por la emoción de ya ver las torres de la Catedral y tengo que decir que a pesar de que soy una persona que nunca llora mi sorpresa fué grande cuando pensando en el motivo por el que estaba allí, de mis ojos también caían abundantes lágrimas mientras rezaba.. (va por ti hermana, por ti estoy aquí y a ti te dedico mi pequeño esfuerzo, hoy rezo en vuestra memoria en esta pequeña capilla y mañana si Dios quiere también estarás presente cuando lo haga en la Catedral, nunca dejes de acompañarme, porque sigues estando conmigo, nunca me dejes, seguiremos unidas a través de la Comunión de los Santos y del cariño que nos une, ese no se muere como nosotros, hasta el día que Dios decida reunirnos, mi abrazo espiritual más fuerte y cariñoso va en tu busca y vuela hacia ti..)
 
 
Paisaje gallego. Pabellones-albergue en Monte del Gozo. Monumento a Juan PabloII en Monte del Gozo.
 De Monte del Gozo a los pies del Apostol.- A la mañana siguiente, inicio la última étapa para encontrarme con el Apostol, solo quedan 4 k., madrugo como siempre y me voy guiando por las conocidas marcas, en aproximadamente una hora ya entro en Santiago, mis pasos se encaminan al Casco Histórico y al poco ya estoy en la Catedral, visito la tumba del Santo aun con la mochila, como era muy temprano nadie se dió cuenta, la policía me avisa que con mochila no dejan entrar (seguro que por temor a los atentados) que hay un lugar para dejarla. ahora tengo que conseguir la Compostela en la oficina correspondiente, pero antes tengo que acreditar por medio de la Credencial que fuí sellando por el camino y que justifica que realmente ha sido así, en estas escucho alguien que me saluda desde lejos¡Marrría!! era Hubertus el italiano, haciendo ya sus trámites para conseguir también La Compostela y a continuación también se preparaba para seguir a Finisterre, un trotamundos valiente y bondadoso, a continuación me encamino a la estación de autobuses para sacar el billete que ya quedaban muy pocos para ese día y de nuevo hacia la Catedral, una vez que consigo dejar también la mochila para pasar el día alrededor del Apostol. Me disponía a meterme en la cola cuando escucho más saludos, eh, asturiana! era de nuevo Alberto el "patas largas", otro que seguiría a Finisterre y a continuación, que ya es casualidad, me encuentro con un grupo de vecinos que se ofrecen para llevarme de regreso a casa, les doy las gracias pero ya había sacado el billete y así estaría más tiempo en la Catedral a mi aire pues el autobús no salía hasta media tarde. Como estaba en mis planes escucho la Santa Misa en la Catedral, la Misa del Peregrino con la mayor atención posible, un Obispo alemán acompañando a sus feligreses y concelebrante en la Misa con el Obispo de la Diócesis, Misa celebrada en varios idiomas, también otros grupos de los más diversos lugares, muchísima gente en general, me llama la atención y además me alegré del aviso del oficiante a través del micro: "Todos aquellos que se acerquen a comulgar, más concretamente los que lo hacen en la mano tienen la obligación de hacerlo antes de retirarse de la presencia del sacerdote", aplaudí en silencio y me pareció muy bien, es algo que yo nunca había escuchado. Como es habitual en la Catedral no cabía ni un alfiler y de no ser por los servicios de seguridad sería totalmente imposible traernos a raya, pues la verdad es que a veces somos poco disciplinados y queremos andar a nuestro aire, cosa imposible ante tanta avalancha de personas, sin las fuerzas del orden hubiese sido imposible..así culminaba mi promesa al Santo y yo muy feliz y dando gracias por haberla cumplido. Todo ha sido muy emotivo y una experiencia realmente extraordinaria..
Es sabido que el camino de Santiago no solo se hace por motivos religiosos, también se puede hacer por cultura o otras razones, sin embargo, de la gente que iba conociendo, de los que habían conseguido llegar a Santiago todos estaban en la Santa Misa excluyendo al matrimonio Coreano.
Y al volver a casa quise llegar por sorpresa pero lo que pasa en los pueblos, como todos nos conocemos, todo se sabe y como me habían visto en Compostela pues ya mi marido me esperaba y no causé sorpresa, a pesar de llegar más tarde de las doce de la noche. Me recibió muy contento y le reñí un poco, en broma diciéndole: Cuando el Hijo Pródigo regresa a casa le hacen una fiesta con el mejor cordero y yo solo tengo una tortilla de patata, muy rica por cierto…
Lo importante es que lo he vivido a tope después de marchar sin ganas, con la felicidad de haber cumplido lo que me parecía imposible y después de volver, muchos amigos me dicen: que pena, de haberlo sabido yo también hubiese ido contigo…….en fín. Después de la experiencia pienso que el Camino es bueno hacerlo en solitario, uno se concentra más en lo que va, en cierta medida, a veces la soledad nos acerca más a Dios y es hasta necesaria, eso ya depende de cada uno. En resumen, todo ha sido muy positivo, el Camino de Santiago, que es un poco si así queremos verlo, como el camino de la vida, con sus más y sus menos, momentos bajos y eufóricos, caminos tortuosos o rectos, con mucha pendiente o llanos, con alegrías o con llanto, solos o en compañía, pero lo que si es cierto es que Dios nos ha puesto en un Paraíso y muchas veces no sabemos verlo ni apreciarlo, pero que vale la pena pararse un poco y meditar…como dice una frase muy conocida" nosotros no hacemos el camino, es el quien nos hace" y creo que es así, es mejor no poner moldes ni estructuras fijas, ni fijarse metas, basta vaciar la mente de todo pensamiento y abandonarse en manos del Señor, lo demás viene por añadidura de la forma que tenga que venir. No hay que darle más vueltas. No obstante reconozco que mi caminar no tiene ningun mérito, si comparamos a la gran mayoría que venía desde Roncesvalles o Cantabria y aún seguían hasta Finisterre y con todo el ánimo del mundo. Por supuesto que rezé al Santo y también os recordé a vosotros. FIN
 
 
 
Entrada a santiago. 2 Catedral de Santiago. 3 El Botafumeiro….
 

Como anécdota: Yo siempre digo que se encuentra uno por el mundo con muy buena gente, pero al regreso a casa suben al autobús en que yo venía un grupo de jóvenes vascos, como compañera, me toca una chica rubia de muy mal mirar a la que saludo pues se sienta a mi lado, ni me contesta, a ratos se reía sola hasta el punto que llegué a pensar si estaría normal, ni una palabra, pasa un rato y se dispone a cenar,terminada la cena sigue sin decir palabra y por lo visto estaba muerta de frío pues observo que lleva dos jerseys, otra capucha y para más inri abre el saco de dormir y se enrosca en el, sin mirar si molesta o no a la que como ella ha pagado su billete. Procuro no molestar y duerme un buen rato al tiempo que poquito a poquito va ocupando su asiento y parte del mío, un poco más y me echa fuera. En vista del éxito y de lo simpática que era la tipa y como ya me daba lo mismo que hablase o no, después de más de una hora de dejarla dormir tranquila, cojo el apoyabrazos que media entre los dos asientos y lo planto entre las dos y un buen susto que le dí pues casi pega un salto. ¡Que mala soy! A partir de ahí ya se miró un poco más, pero siguió sin comunicación y maldita la pena! los demás vascos eran un poco más agradables, aunque también se medían con sus compañeros de viaje por lo que yo observaba. No tengo nada contra los vascos, todos somos españoles, es más he conocido vascos muy buena gente y de buen corazón, pero estos no eran de esa clase, (me acordé de los terroristas), eran egoistas y muy suyos asi que a la vista del asunto ¡vivan los sevillanos, y olé, y todas las personas de bien y que saben relaccionarse con todos!! A mi me gusta la gente que es correcta y habla y a estos, pues eso…

Anécdotas de un peregrino 1

Albergue y Puente de los Santos sobre la ría del Eo (Ribadeo), que marca límite entre Asturias y Galicia

(No te impacientes que ya partimos, te he dicho que vamos juntas y en la medida que podamos así será, no tu cuerpo, pero tu alma siempre estará cerca hasta que algun día nos reunamos en la casa del Padre, acaso para eso tu has partido antes que yo, para hacerme el camino y tenderme tu mano cuando llegue el momento..así que yo, te invito a seguirme en nuestro proyectado peregrinar a Santiago, en tu compañía me sentiré bien, y si en tu vida terrena no hemos podido hacer realidad el Camino como era nuestra intención, no te preocupes que aquí me tienes a mi para hacerlo realidad en nombre de las dos y por supuesto entre mi escaso equipaje tu irás incluída, te lleveré en mi mente y en mi corazón, me acompañarás en espíritu, de la forma que puedes hacerlo, pero te sentiré cerca en todo momento, oye, y échame una mano cuando veas que mis fuerzas flaquean y me sienta agotada….)

De mi casa a Vilela ( Ribadeo).- El miércoles era mi último día de trabajo y tenía que espabilarme, mi intención era marchar al día siguiente pero el desánimo era grande a pesar de que mi objetivo más importante era la peregrinación a Santiago por los motivos que ya conocéis. Llovía a mares lo que dificultaba enormemente mi plan. Dije a los míos, no, mañana no me voy. ¿ A donde voy con tanta lluvia?. Pero también pensaba que en tantos días de caminata y estando en otoño¡ algun día tendría que llover! Así que no lo pensé más y decididamente al alba partiría tanto si llovía como si no ¿Cuándo si no? Repasé la mochila con el fin de eliminar todo aquello que era superfluo y fuí quitando lo que me parecía no necesario, dejé el saco para dormir, toalla pequeña con el fin de reducir equipaje, jabón, lo necesario para curar las posibles ampollas de los pies, la navaja que no falte, teléfono y cargador, algo de dinero aunque un peregrino tiene que ser austero segun mi forma de entender o sea más bien pobre, algo de ropa aunque la menos posible pues estos días yo sería como el caracol y tendría que llevar mi casa a cuestas, esto es, sobre mi espalda y no convenía llevar sobrepeso..dejé la esterilla y un bastón, me parecía que con uno tenía de sobra.
Y así con las primeras luces del alba me despedía de los míos y con la moral no muy alta pero con decisión y aplomo me echaba al camino. Y que sea lo que Dios quiera. A grandes zancadas y con ganas de avanzar fuí dejando atrás “mi jurisdición” segun me acercaba a tierras gallegas, llegando a la turística villa marinera de Tapia de Casariego, aun en Asturias, el primer contratiempo, la rotura de una cremallera de la mochila ¡ ah, los chinos y las cosas baratas….no tenía intención de entrar en la villa, pues no formaba parte de mi itinerario pero no tuve más remedio que hacerlo y  buscar una mercería que me arreglase el desaguisado, al final lo conseguí pero a cambio de perder bastante tiempo y caminar mucho más sin ninguna ventaja. Me echo de nuevo al camino y ya voy acusando un poco el cansancio pues he recorrido ya muchos k., me paro para beber un poco de agua y descansar dos minutos en un banco, pero no, soy muy impaciente y no puedo parar, no quiero perder más tiempo, acaso tendría que estar ya más lejos de lo que estoy… me voy acercando poco a poco al Puente de los Santos, punto limítrofe de Asturias y Galicia. A estas alturas pensaba que ya encontraría algun alma perdida y solitaria igual que yo, pero nada, no se avistaba ningun peregrino, parecía que yo era el único. Al final del puente, Ribadeo y sobre un entorno privilegiado con vistas a la ría del Eo y el mar Cantábrico el albergue de peregrinos, veo sus ropas secándose al sol y algunos sentados en el campo, segun me acerco veo que hay muchos peregrinos, al fin!  la mayoría extranjeros, estaba decidida a quedarme a pesar de que lo que veía me parecía muy cutre pues mis fuerzas ya estaban muy mermadas, pero el albergue estaba ya lleno y no quedaban plazas libres, con lo que después de deliberar un poco me decido a seguir en compañía de un matrimonio malagueño hacia el siguiente albergue. Con un sol de justicia iniciamos la subida al monte de Santa Cruz y llegamos al albergue de Vilela, a más de siete k. de Ribadeo, con lo que había caminado un total de más de 44 k., no estaba mal para no tener costumbre.  Como es de ley lo primero la ducha y a continuación a curarme los pies que estaban ya llenos de vejigas, a pesar de ser el primer día, a continuación también llegaron varias chicas belgas que anteriormente ya había visto en Ribadeo. Cabe decir que para mi esto de los albergues era algo nuevo y a la vez extraño, eso de dormir todos revueltos no me iba demasiado, pero como dice el refrán” Allá donde fueres, haz lo que vieres” y la verdad me adapté bien, con reticencias pero bien, después de la ducha me metí en el saco medio vestida en la litera que me habían adjudicado y a dormir y descansar.
De Vilela a Mondoñedo.-A la mañana siguiente me levanto muy temprano y de nuevo salgo con los malagueños hasta que el día va clareando , luego me fuí alejando, tampoco quería que se sintieran agobiados por mi presencia y pronto les fuí dejando atrás. Hacía un aire loco lo cual no ayudaba mucho. La Costa había quedado muy atrás y me adentraba en lo más profundo de las tierras Lucenses, la Galicia más rural y desconocida, el camino discurre ahora por pueblecitos donde nunca se ve a nadie. El silencio y la soledad van a ser ahora mi única compañía, solo el ulular del viento o el canto de los pájaros, dueños del aire, la etapa dicen que es sencilla, a mi no me lo pareció tanto, hay que subir cuatro “colinas” Villamartín Pequeno y Villamartín Grande, son pueblos donde no hay servicios para comprar ni un bocadillo pero en cambio hay fuentes de agua potable instaladas a la orilla del camino que si se agradecen, ha sido la etapa de mayor sigilo y soledad, montes emboscados, que parecían no tener fin y que en algun momento me llegaron a preocupar un poco a pesar de su belleza..¿si me rompo un tobillo, si me da algo, si alguien me quiere hacer daño..y me viene a la cabeza la cantidad de personas desaparecidas sin dejar rastro..todo era muy bonito, las hojas ocre de los árboles caídas por el suelo haciendo una mullida alfombra denotaban el recién estrenado otoño, pero la soledad era abrumante, caminaba, caminaba y caminaba sin descanso, de vez en cuando me encontraba con algun pueblo para volver adentrarme en el bosque, más agotada que otra cosa y con solo un bastón.  Se me ocurre buscar un palo de lo que sea para no ir tan coja, selecciono uno de eucalipto que estaba en la orilla, un poco torcido, pero podría servir y que fué mi fiel y servicial compañero hasta volver a casa, incluso en la catedral, no quise desprenderme de el después del servicio que me había prestado, ante todo ser agradecidos.  
(hermana,  me siento un poco agotada y la espalda me duele terriblemente, el peso de la mochila me está matando, échame una mano oye, si tienes modo.Y de paso comtempla conmigo toda esta exuberante belleza, todo el increíble verdor de Galicia, la región hermana tan parecida a la nuestra. Me encanta sentir tu invisible compañía, se que estás y contigo en mi mente me siento bien. Con el silencio del bosque como fondo recito el Salmo: Aunque camine por cañadas oscuras nada temo porque Tu vas conmigo.. si el Señor nos acompaña¿A qué tener miedo?Adelante!  Penosamente por causa del fuerte viento llego al albergue de Gondán donde sello la credencial y sigo camino, intentaría llegar a Lorenzana cosa que consigo aun temprano por lo que me propongo seguir a Mondoñedo, siguiente albergue. Así iría acortando días de viaje para volver pronto a casa, echo de menos mi entorno, mi casa, mi familia y deseo volver lo más rápido que pueda.
 
Albergue de Mondoñedo. Subida al monte la Xesta, relax para el cuerpo y el espíritu..
 
Catedral de Mondoñedo, antigua capital galaica, en tierras Lucenses. Seminario de Mondoñedo
Al llegar me informo donde está el albergue, me indican que me dirija a la policía local donde me dan la llave del albergue a cambio de retener mi credencial de peregrino, hasta devolver la llave. Me informan que hay solo un peregrino cosa que no me agrada nada,( a lo mejor es un maleante y..sabe Dios que más) me dicen que puede suceder que no esté en el albergue porque haya salido, por lo que puedo necesitar llevar la llave, menos mal que al llegar encuentro muchas más personas que una, entre ellos también mujeres y chicos/as jóvenes, eso si todos extranjeros, casi pensaba que los españoles se habían esfumado del planeta, pero como eran muchos y la verdad muy acogedores, no me importó al final, también veo un mendigo y ese es español, muy sucio…Mondoñedo, la antigua capital gallega, ya la conocía un poco y nunca me llamó la atención de forma especial, pero no es lo mismo verlo en coche que patearlo. A golpe de zapato se ama más la tierra..Así que la subida al monte La Xesta fué uno de los lugares que más me han impactado. Una maravilla, el espíritu se relaja y se rinde ante tanta belleza y verdor. En el camino nos vamos encontrando los peregrinos extranjeros y yo, camino un tiempo con la chica belga ,(más bien corro que camino,  por la velocidad que llevamos) al poco aparece también un compañero suyo de expedicción, juntas llegamos a Gontán, el siguiente albergue, donde sellamos la credencial y mientras ellos se quedan a reponer fuerzas en un bar ubicado al lado de la carretera, yo prosigo el viaje y reanudo la ruta, vamos por separado pero un poco juntos en cierto modo, nos proponemos llegar al excelente albergue de Villalba, ellos también caminan mucho, tan pronto vienen detrás como delante, hacía un día espléndido para vivir a tope el camino, cuando ya pensé que habían llegado al destino pues hacía tiempo que me habían adelantado me encuentro a la chica exhausta tirada cuan larga era bajo la sombra de un hermoso árbol, saludo y sigo mi camino, hay que respetar las soledades, un rato más y me encuentro en la misma situación al chico jóven, su compañero, sentado a la orilla de una fuente de refrescante agua cristalina, hecha con enormes bloque de piedra rústica típica de Galicia, se ve cansado y sudoroso, saludo y tampoco me detengo, el camino hay que andarlo solo, es más espiritual y se ve que les gusta hacerlo así, me llama la atención que incluso las personas que van en grupo a la hora de caminar lo hacen en solitario, en silencio, cada uno a su aire hasta que se reúnen en los albergues al final de la jornada..en este tramo no hay grandes desniveles por lo que se hace más llevadero, no obstante caminé demasiado, soy muy impaciente y tendría que aprender a llevar la vida con más calma, realmente no tengo ninguna prisa, estoy de vacaciones, pero soy así y no tengo remedio. 
De Mondoñedo a Villalba.-Terra Chá se caracteriza por un paisaje llano, lleno de pastizales donde pacen miles de vacas, hay una intensa actividad agropecuaria y conserva las tradicciones de la vida rural gallega. Segun camino voy recogiendo nueces que rompo con dos piedras y me las como, castañas que abundan en Galicia, manzanas tiradas por las orillas del camino y como dato curioso otra clase de manzanas o peras tiradas en el suelo, en grupos,pero yo miraba hacia arriba buscando el árbol que supuestamente las había producido y no lo veía, era extraño, ya nos había pasado el día anterior cuando caminaba con dos andaluces, el chico también buscaba el manzano que las había dado y decía ¡quillos, ¿Dónde está el manzano?pues esto sucedía en pleno bosque donde no son las manzanas precisamente lo que más abunda aunque sean silvestres, más bien hay castaños, robles, eucaliptus o cualquier otro árbol autóctono, pero manzanas precisamente… ¿ Serían cosa de meigas? el caso es que parecían de verdad pero al meterlas en la boca había que escupirlas rápido por su inmensa acidez y mal sabor, ignoro que árbol podría ser. Siguo avanzando el camino y me llaman la atención aunque ya los conocía los Cementerios neogóticos como el de Goiriz  y otras localidades.
 
Cementerios neogóticos de Galicia
Llego al magnífico albergue de Villalba a media tarde y ya me quedo instalada hasta el día siguiente, como siempre lo primero la necesaria ducha y a curarse los pies, al día siguiente tienen que seguir trabajando, está lleno de peregrinos y es un buen albergue..a los diez minutos más o menos llega la niña belga y también su acompañante o sea que no descansaron demasiado, no fué mucha la ventaja que les saqué..
Albergue de Bahamonde y cabazo gallego (granero de la zona rural y ganadera galaica)
De Villalba a Bahamonde.-Es domingo y como estaba anunciado llueve a mares pero el Camino no puede detenerse por las influencias meteorológicas, hay que seguir. Me uno hasta que amanezca a los primeros peregrinos que desafían el mal tiempo, el simpático Pietro, italiano y un chico griego afincado en Barcelona y que hablaba español a la perfección, al poco tiempo la ropa, la mochila, las botas, de todas partes chorreaba agua, aun así seguimos adelante, (me procuro una bolsa de plástico para la mochila, seguro que todo su contenido está mojado..)el chico griego al final se quedó en un bar, para coger un taxi hasta el próximo albergue, en Bahamonde, segun nos dice no podía más y temía que por el roce del calzado mojado a causa de la intensa lluvia y los pies hundidos de agua le provocara las temidas ampollas. Pietro y yo seguimos caminando, por cierto un señor muy educado y correcto en todo momento. Llegamos al fin al albergue cansados y muy pasados por agua. Quiero recordar al matrimonio Coreano, también el hablaba español, me llamaban la atención porque llegase cuando llegase a los albergues, y siempre era de las primeras, ellos siempre estaban allí y el caso es que nunca les vi caminar como a los demás, el era cojo y solía ir en bus al menos parcialmente al igual que otros. Ya nos ibamos conociendo casi todos, a mi me solían llamar la asturiana. Mi recuerdo también para Hubertus, italiano y todo un profesional de los caminos, persona muy agradable, 65 años y un físico acorde con un hippy de los años 60, pelo rubio, largo, flores en el bastón, pañuelo para sujetar el pelo. Se había anclado en el pasado, cuando llegaba a los albergues era de lo más agradable y simpático, pero en el camino no quería compañía, era conocedor de muchísimos caminos del mundo, había cruzado Italia en dos meses y muchos más lugares que no recuerdo, trabajaba como guía de Montaña, decía que Galicia tiene el mejor y más bonito camino del mundo y eso que había recorrido muchos, además solo se paga cinco € por noche en un albergue, y la comida  muchos suelen hacerla en las cocinas de los albergues, la verdad es que lo que yo vi era todo acorde con ser peregrino, comida sencilla y humilde. Yo comía mi bocadillo en la cocina mientras los Coreanos se hacían el arroz que era casi siempre su único alimento, los demás sopa, verduras o cualquier otra cosa rápida. Me sentía feliz y bien acogida por todos los compañeros, en la cocina mientras comíamos, cada uno lo que tenía y tampoco había ningun problema si había que compartir. El matrimonio Coreano y Hubertus solían charlar mucho, les gustaba hablar y cambiar impresiones de todo y  seguro que les hubiese sido más sencillo hacerlo en inglés pues hablaban varios idiomas, sin embargo al estar yo presente y para hacerme partícipe de la conversación lo hacían en español, toda una deferencia hacia mi y que yo agradecía, aunque solo fuese por el detalle. Lo que más me agradaba era que allí no había distinciones por sexos porque todos éramos iguales, cada uno indistintamente, fuese hombre o mujer se lavaba su ropa y se hacía su comida y todo lo que hubiese que hacer para seguir la marcha….¡ay cuanto estoy aprendiendo en este sentido, que se echen a temblar mis dos hombres para cuando vuelva, que ya les voy a enseñar yo…! Hubertus contaba bonitas historias que el había vivido en su vida de “correcaminos”por el mundo, lo suyo era caminar siempre solo y a su aire, vivir el camino a tope, y dejarse llevar por la espiritualidad, las palabras rompen la belleza del paisaje..y del alma..mejor el silencio…. la soledad elegida….continuará.

Anteriores Entradas antiguas